5 potenciales problemas que una anoscopia puede detectar

Una anoscopia es un procedimiento médico simple que puede ayudar a tu doctor a identificar una anormalidad en el tracto gastrointestinal, notable en el ano y el recto.

Para realizar este procedimiento, el doctor insertará un dispositivo llamado anoscopio dentro del ano. Este alcance generalmente está hecho de plástico (desechable) o de acero inoxidable (esterilizable). Un anoscopio permite al medico obtener una vista detallada del tejido del área en cuestión.

Una anoscopia puede ayudar a identificar condiciones y enfermedades que afectan la parte inferior de los intestinos. Algunas enfermedades son:

  • Cáncer
  • Fisuras del tejido anal
  • Hemorroides
  • Pólipos rectales

Cómo prepararse para una anoscopia

Primero deberás vaciar la vejiga y los intestinos antes del procedimiento. Esto te hará sentir más cómodo durante el procedimiento. Puedes utilizar un laxante o un enema para ayudarte a vaciar los intestinos antes del procedimiento.

En qué consiste la anascopia

El anoscopio es un tubo rígido hueco. Mide entre 3 a 5 pulgadas de largo y 2 de ancho. Está equipado con una luz que permite al médico tener mejor visibilidad y examinar en detalle. Para facilitar el procedimiento, el médico solicitará que te ubiques en posición fetal o inclinarse hacia adelante sobre la camilla.

El doctor insertará el anoscopio, junto con lubricante para facilitar la introducción en el tracto gastrointestinal inferior a través del ano. Mientras se inserta puede que se le solicité intensificar los músculos internos y que se relaje cuando defecas. Esto facilita la colocación del aparato.

Cuáles son los riesgos de la anascopía

Suele ser un procedimiento indoloro pero es posible que tengas una sensación de presión o ganas de defecar. Si tienes hemorroides puede haber sangrado.

Es importante relajarse y decirle siempre al médico como te sientes. Si lo que se realiza es una biopsia, es posible que sientas un pequeño pellizco.

Qué puede descubrir este procedimiento

1. Abscesos

Estos son depósitos de pus causados por problemas de tejido. Un absceso puede causar el bloque de una glándula, una infección o una fisura, una infección de transmisión sexual o la enfermedad de vejiga inflamada.

2. Fisura anal

Estás pequeñas rasgaduras en el tejido del ano puede ocurrir por estreñimiento, deposiciones duras grandes, períodos largos de diarrea o disminución del flujo sanguíneo. Las fisuras también pueden aparecer luego del parto o en personas con la enfermedad de Crohn.

3. Pólipos

Los pólipos son crecimientos que sobresalen del revestimiento del recto o el colon. Por lo general son benignos, pero algunos pueden ser cancerosos. Los chequeos regulares pueden ser muy efectivos para evitar que los pólipos se conviertan en un problema grave.

5. Hemorroides

Son venas hinchadas alrededor del ano y el recto. Las venas se hinchan cuando están bajo presión de más. Son comunes en mujeres embarazadas y pueden ocurrir también por una infección o esfuerzo durante el movimiento intestinal. Las venas hinchadas del ano y el área rectal pueden ser dolorosas y causar sangrado.

6. Cáncer

El cáncer aparece en el tracto digestivo inferior, incluida el ano y el recto, pero el cáncer en esta área es poco común.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here